Buenas prácticas: consejos para autocaravanear y no dañar la imagen del colectivo

autocaravana burstner viseoTienes vacaciones y estás deseando salir de viaje junto a tu familia o amigos en autocaravana. Visitar ciudades, disfrutar de la playa o la montaña, practicar deportes de aventura o simplemente desconectar. Pero… ¡cuidado! Son muchos los autocaravanistas que inconscientemente (queremos creer) llevan a cabo acciones que acaban perjudicando la imagen del colectivo. Por ello, te recomendamos algunas simples pautas con las que fomentarás esta magnífica forma de viajar.

1. No acampar

La acampada es ilegal en todo el terriotorio nacional, salvo en las zonas específicamente habilitadas para ello. Se considera acampar el hecho de desplegar elementos más allá del perímetro del propio vehículo; esto es: toldos, ventanas, claraboyas, etc. Tampoco debes sacar sillas ni mesas al exterior de la autocaravana, ni siquiera en las áreas para autocaravanas, infraestructuras especialmente pensadas para el estacionamiento de las autocaravanas, no para su acampada. Sí puedes, sin embargo, ejercer en el interior del vehículo cualquier actividad siempre que no trascienda al exterior, incluido pernoctar.

2. Precaución en la carretera: velocidades y pasos inferiores

El nuevo Reglamento General de Circulación (aún pendiente de entrar en vigor) incluye cambios relevantes que afectan a los límites de velocidad en autocaravanas. Por ello, te recomendamos que ajustes la velocidad a la que circulas teniendo en cuenta los límites establecidos, según las distintas vías. El siguiente cuadro muestra los límites de velocidad de tu autocaravana una vez comience la vigencia del nuevo Reglamento General de Circulación:

Estado en el que quedó la autocaravana al intentar pasar bajo el puente de San Fco. Javier en Lanzarote. / La Voz de Lanzarote

Asimismo, presta atención a las dimensiones de túneles y pasos inferiores y evita así destrozos como el que sufrió esta autocaravana el pasado mes de mayo en Lanzarote.

3. No ensuciar

No debes verter ningún fluido durante el trayecto ni en las zonas que no estén específicamente habilitadas para ello. Es normal encontrar puntos de vaciado de depósitos tanto en áreas de servicios como en campings. No olvides tampoco depositar la basura en el contenedor correspondiente. Cuida el medioambiente.

4.  No obstaculizar el tráfico

La autocaravana es un vehículo con dimensiones especiales. A pesar de que el Reglamento General de Circulación al que ya hemos hecho referencia recoge el derecho del autocaravanista a estacionar en cualquier lugar habilitado para ello sin que su carácter de vehículo-vivienda le afecte, asegúrate de que no interrumpa el tráfico ni afecte al resto de vehículos. En cualquier caso, el estacionamiento de la autocaravana sólo podrá verse limitado por restricciones genéricas de masas y dimensiones que afecten a todos los vehículos.

5. Presume de tu forma de viajar

En los restaurantes en los que comas, en los comercios, en los museos, en las terrazas, en las cafeterías, en los parques… En cualquier lugar que visites, y a quien conozcas durante tu viaje, grítalo con orgullo: ¡yo viajo en autocaravana! Y es que aún son muchas las personas que tienen del autocaravanista una imagen que nada tiene que ver con la realidad: un usuario de clase media-baja que decide viajar de esta manera para evitar gastar dinero en establecimientos y que poco o nada respeta el medioambiente.

Contribuye a fomentar la imagen que el autocaravanismo se merece.

Deja un comentario