“El asociacionismo es la única forma de modificar leyes y divulgar el sentir autocaravanista”

Apasionado del autocaravanismo y reconocida figura del sector, el Asesor General adjunto a Presidencia de la Asociación Andaluza de Autocaravanistas (AsAndAc), Antonio Morillo, sigue luchando por la defensa de todos los autocaravanistas desde la entidad andaluza, la cual ya cuenta con casi 700 familias asociadas. Tras el anuncio de la Ordenanza Municipal tipo de autocaravanas emitida por la FAMP, hablamos con este activista dedicado a hacer de Andalucía, y de España en general, el “destino Sur del autocaravanismo europeo, con eficiencia y como ayuda a la recuperación económica”.

¿Qué es AsAndAc?

La Asociación Andaluza de Autocaravanistas (AsAndAc) es una asociación que tiene como objetivo la defensa de los usuarios de autocaravanas y camper, especialmente en lo referente a las regulaciones sobre estacionamiento, parada y acampada, a la vez que promovemos el autocaravanismo como actividad socio-cultural ante las Administraciones Locales y Autonómicas.

¿Qué labores realiza AsAndAc para promocionar el autocaravanismo?

Mantenemos contactos con distintas Entidades y Administraciones Locales y Autonómicas para difundir el conocimiento del autocaravanismo. En este sentido, tenemos líneas de diálogo abiertas con todos los partidos políticos, consejerías y Gobierno de la Junta de Andalucía, al igual que con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias, cuyo resultado ha sido la Proposición no de Ley presentada en el Parlamento Andaluz para el estudio y regulación del autocaravanismo en Andalucía y la elaboración de una Ordenanza Municipal tipo en el mismo sentido, así como las propuestas de modificación al proyecto de Ley de Turismo de Andalucía. Igualmente, mantenemos trabajos con Diputaciones y Universidad, sin dejar de lado los contactos con Ayuntamientos.

¿Por qué debe el autocaravanista asociarse a una organización como AsAndAc?

La experiencia ha demostrado que las administraciones jamás firman acuerdo alguno  con personas individuales. Casi siempre trabajan con los colectivos organizados en un tejido asociado (llámese partido político, sindicatos o, en nuestro caso, asociación). Por esto entendemos que el Asociacionismo es la única forma de modificar las leyes que nos afectan y divulgar el verdadero sentir autocaravanista, y animo a todo autocaravanista a que se asocie, sea o no a AsAndAc.

En su trayectoria como miembro de AsAndAc, ¿qué eventos destacaría?

Además de las actuaciones llevadas adelante expuestas anteriormente, destacaría el haber sabido canalizar, junto a autocaravanistas no asociados, el sentir general del sector al convocar la primera marcha reivindicativa que se celebró en Andalucía y que tan amplia cobertura obtuvo en los medios de comunicación. No debemos dejar de lado las visitas culturales que periódicamente realizamos a distintos municipios, que también sirven para dar a conocer este sector.

¿Cómo definiría la actual situación del autocaravanismo en España?

Como un período de transición acelerado. Con el empuje de los colectivos asociativos, tanto nacionales como europeos, y la inevitable influencia de la historia que el movimiento reivindicativo autocaravanista tiene desde hace muchos años en Centroeuropa, iremos avanzando para alcanzar los niveles de atención que en la actualidad tiene en países como Francia, Alemania o Italia, donde es ámpliamente reconocido el potencial económico que supone esta forma de hacer turismo.

En España no existe la consideración tan positiva de la que goza el autocaravanismo en otros países europeos. ¿Por qué?

Dos son, para mí, los escoyos principales: por un lado, el desconocimiento generalizado que en España se tiene de esta actividad; por otro, la tergiversación que algún sector empresarial con ánimo puramente económico lleva a cabo, en detrimento del autocaravanismo y del resto de empresarios de la zona, que acaban privados del beneficio que los autocaravanistas dejamos allí donde somos bien recibidos.

¿Qué opina de la polémica surgida entre autocaravanistas y empresarios del camping, en la que una parte del sector quiere obligar a los usuarios de autocaravanas a estacionar dentro de sus campings?

Es una evidente nula visión de futuro y manifiesta incapacidad empresarial de adaptación a la realidad de los nuevos yacimientos turísticos. Los autocaravanistas no somos campistas, pero sí usuarios potenciales de los mismos. Solo en las manos de los propietarios de camping está el futuro de sus negocios, si saben adaptar sus instalaciones y servicios a lo que demanda este turismo.

¿Por qué debe un municipio hacerse amigo de la autocaravana?

Por la capacidad distributiva de la riqueza que genera el turismo en autocaravana. Allí donde vamos compramos, visitamos museos, restaurantes, etc. y lo hacemos de forma igualitaria, sin concentrar el gasto en un único tipo de negocio, y dejando el beneficio en el propio municipio.

¿Qué le diría a todos aquellos ayuntamientos que limitan (y hasta prohíben) el autocaravanismo en sus municipios?

Que piensen en todos los empresarios del municipio y no solo en los que les convencen para que emitan ordenanzas municipales en nuestra, contra con la única finalidad de hacer caja y quedarse con la exclusiva cuchara que les permita disfrutar del pastel económico que supone el autocaravanismo. Todos los empresarios tienen sus negocios anclados al terreno, mientras que la principal característica de la autocaravana es la movilidad. De donde no se nos quiere nos marcharemos, yendo al municipio del al lado donde dejaremos nuestro dinero.

Permítame que aporte solo unos datos extraídos del Manual de Movilidad en Autocaravana publicado por el Ministerio de Interior: en el año 2.006 atravesaron la frontera 400.000 autocaravanas y el gasto medio estimado por persona es de 18€/día entre restaurantes, supermercados y otros servicios, siendo la ocupación por vehículo de casi 3 personas. Y esto ocurre durante todo el año, evitando la temida estacionalidad de la que tanto se pretende huir. Desde esa fecha, el sector autocaravanista ha aumentado considerablemente las ventas. Quien no entienda lo que esto significa es que no sabe multiplicar.

¿Por qué esa polémica surgida en los últimos años en torno al sector autocaravanista (asociado falsamente a la ilegalidad, la falta de higiene, el impacto medioambiental, poco poder adquisitivo…)?

Creo que ya me he anticipado a esta pregunta, pero no está de más repetirlo: el afán recaudatorio de algunos propietarios de camping que, empeñados en desacreditar a un turismo del que se quieren hacer únicos beneficiarios, lanzan, en algunos periódicos y municipios, soflamas en nuestra contra, aprovechando su proximidad a algunos alcaldes para convencerlos de emitir ordenanzas municipales restrictivas de dudosa validez legal. Téngase en cuenta que lo único que estamos pidiendo es la existencia de puntos de reciclaje en los que poder desprendernos de los desechos que generamos, al igual que cualquier otro ciudadano y turista, de forma respetuosa con el medio ambiente,  a la vez que utilizar nuestro vehículo vivienda como tal, pudiendo pernoctar sin que dicha actividad repercuta en el entorno. La Proposición no de Ley anteriormente comentada entró en el Parlamento de Andalucía precisamente por la Comisión de Medio Ambiente, donde recibió el apoyo unánime de todos los Grupos Políticos. Creo que es suficiente comentario aclaratorio al respecto. ¿Poco poder adquisitivo? Quien así opine, que se informe del precio de cualquier autocaravana y razone a continuación.

¿Qué aporta el viaje en autocaravana que no aporta ningún otro medio de transporte?

Independencia y Libertad, ambas en mayúsculas. Si otro medio oferta más, dígamelo que me cambio inmediatamente.

¿Destacaría algún aspecto negativo?

Frente a lo existente en otros países, la casi absoluta falta de servicios en España para que seamos debidamente atendidos.

A pesar de las críticas que ha recibido por parte de diversos colectivos, el número de áreas de autocaravanas han aumentado en los últimos meses en España. ¿Cuál cree que es el futuro del autocaravanismo?

Si entre todos (no sólo autocaravanistas, sino también políticos, quienes tienen la capacidad para adaptar las leyes, y empresarios, que deberían presionar para evitar que se nos expulse de determinados lugares) logramos que las áreas de servicio para autocaravanas se extiendan por España como lo están en otros países europeos, haremos de este país un lugar ideal para atraer a todos los autocaravanistas europeos. En caso contrario, se consolidará la actual tendencia, que no es otra que la de marcharse a Portugal o Marruecos para quienes atraviesan la península, y los nacionales viajaremos a Europa.

¿Qué le diría a todos aquellos que aún no han viajado en autocaravana (por miedo o por desconocimiento?

Que no saben lo que se pierden. Siempre que me preguntan, aconsejo que primero alquilen, pues el costo de un vehículo de estas características no es bajo, y que después se apunten a alguna asociación para aprender a disfrutar plenamente del viaje en libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *