Un paso más en la regulación del autocaravanismo en Andalucía

Ante la ausencia de regulación específica en materia de autocaravanismo, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), con la colaboración de la Asociación Andaluza de Autocaravanistas (AsAndAc) y de la Dirección General de Administración Local de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucía, ha elaborado una ordenanza tipo destinada a la regulación y ordenación de todos los aspectos relativos al autocaravanismo, con el objetivo de que sirva de referencia a los municipios y localidades andaluces que quieran adaptar la regulación a su realidad específica.

Y es que la regulación actual no responde a los problemas que plantea la actividad, en auge en los últimos años en España. El texto, que puedes leer íntegro pinchando aquí, está a disposición de los municipios andaluces que necesiten una herramienta de regulación de la actividad, pues la Ley 5/2010 de Autonomía Local de Andalucía confiere a los municipios la potestad normativa de ciertas competencias, entre ellas el tráfico y circulación de vehículos, movilidad o turismo.

Por ello, la FAMP invita y recomienda a todos los gobiernos locales andaluces a consultar y adoptar esta Ordenanza Municipal en materia de autocaravanismo, basada en la actual instrucción de la DGT 08/V-74 y en el Manual de Movilidad de la Autocaravana.

Destacamos algunas partes de la ordenanza referidas al estacionamiento de las autocaravanas:

En el artículo 2, la ordenanza tipo recoge, entre otras definiciones, la del estacionamiento, entendido como:

“Inmovilización de la autocaravana en la vía pública, de acuerdo con las normas de tráfico y circulación en vigor, independientemente de la permanencia o no de personas en su interior, tanto en horario diurno como nocturno, y siempre que no supere o amplíe su perímetro en marcha mediante la transformación o despliegue de elementos propios y no ocupe la vía con útiles o enseres como sillas, mesas y similares, se sustente sobre sus propias ruedas o calzos, no tenga bajadas las patas estabilizadoras ni cualquier otro artilugio, y no vierta fluidos o residuos a la vía”.

El artículo 4 recoge el Régimen de parada y estacionamiento temporal en el Municipio, y reconoce que:

“(…) Los conductores de autocaravanas pueden efectuar las maniobras de parada y estacionamiento en las vías urbanas en las mismas condiciones y con las mismas limitaciones que cualquier otro vehículo, siempre que el vehículo no obstaculice la circulación ni constituya un riesgo para el resto de los usuarios de la vía, cuidando especialmente la colocación del vehículo y evitar que pueda ponerse en movimiento en ausencia del conductor.

(…) A efectos meramente indicativos y con carácter general, se considerará que una autocaravana está aparcada o estacionada cuando:

a)      Sólo está en contacto con el suelo a través de las ruedas, y no están bajadas las patas estabilizadoras ni cualquier otro artilugio manual o mecánico.
b)     No ocupa más espacio que el de la autocaravana en marcha, es decir, no hay ventanas abiertas proyectables que puedan invadir un espacio mayor que el perímetro del vehículo en marcha, sillas, mesas, toldos extendidos u otros enseres o útiles.
c)      No se produce ninguna emisión de cualquier tipo de fluido, contaminante o no –  salvo las propias de la combustión del motor a través del tubo de escape – además de las especificadas en el apartado d), y cuando no se lleven a cabo conductas incívicas o insalubres, como el vaciado de aguas en la vía púbica.
d)     No emite ruidos molestos para el vecindario u otros usuarios de la zona de estacionamiento, como por ejemplo la puesta en marcha de un generador de electricidad en horario propio de descanso según la Ordenanza Municipal de Ruidos y otras normas aplicables, autonómicas o estatales.
e)      No es relevante que permanezcan sus ocupantes en el interior del vehículo siempre que la actividad que desarrolle en su interior no trascienda al exterior”.

La Ordenanza recoge asimismo las disposiciones referentes a la ubicación e instalación de zonas específicas de estacionamiento para autocaravanas, puntos de reciclaje y áreas de servicio para autocaravanas, el estacionamiento temporal, la prohibición de parada, disposiciones comunes a las áreas de servicio y puntos de reciclaje, deberes de los autocaravanistas, así como las disposiciones generales del régimen sancionador y las infracciones y correspondientes sanciaones.

Descarga el documento completo aquí: Modelo de Ordenanza Municipal – Autocaravana

4 comentarios sobre “Un paso más en la regulación del autocaravanismo en Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *