Nuevos límites de velocidad

El Gobierno aprobará la reforma del Reglamento General de Circulación a principios del 2015, que supondrá entre otros cambios la llegada de nuevos límites de velocidad en las carreteras y ciudades españolas.

Cambios que afectarán también a las autocaravanas (cuya M.M.A no supere los 3.500 kg), que podrán circular en autovías y autopistas a 130 km/h (al igual que turismos y motocicletas) cuando lo indiquen los paneles de mensaje variable, “de forma temporal y en tramos en los que existan índices contrastados de seguridad, buenas condiciones de trazado y pavimentación, y óptimas condiciones meteorológicas y ambientales”.

Aumentar el límite de velocidad de 100 a 130 km/h es una de las peticiones más demandadas por los usuarios, equiparando así los actuales límites de velocidad de la mayoría de países europeos y los de España.

En las carreteras convencionales, el límite de velocidad bajará de 100 a 90 km/h cuando circulen por una vía con un ancho de al menos 6,5 metros (baremo que sustituye a los actuales 1,5 metros de anchura del arcén); de 90 a 70 km/h si la calzada es menor de 6,5 metros y con marcas de separación entre ambos sentidos; y de 90 a 50 km/h si tiene menos de 6,5 metros y no hay líneas discontinuas entre los carriles. Y en las vías secundarias sin pavimentar no se podrá circular en ningún caso a más de 30 km/h.

El retraso en la aprobación del Reglamento General de Circulación, que se hará en el Consejo de Ministros mediante real decreto, se debe a que Interior ha recibido un voluminoso dictamen del Consejo de Estado, despachado el pasado 20 de noviembre, y el departamento dirigido por Fernández Díaz prefiere dedicar estas semanas a realizar los últimos retoques antes del visto bueno definitivo.

De esta forma, se retrasa la intención del Gobierno de dar luz verde al Reglamento antes de que finalice este año, como aseguró Aguilera en la inauguración del III Encuentro de Ciudades para la Seguridad Vial y Movilidad sostenible, celebrado en Torrevieja (Alicante) a finales del pasado mes de septiembre.

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *