Por qué viajar en autocaravana

A pesar de estar bastante bien arraigado en Europa, el viaje en autocaravana no ha calado (aún) entre los españoles como una alternativa más a la hora de disfrutar de nuestro tiempo libre y de ocio. Sin embargo, la autocaravana es mucho más que un simple medio de transporte. Turismo familiar, de naturaleza, sin límites… Una forma de viajar donde, cuando y como quieras. Dejando de lado principios propios del llamado “turismo de consumo”, la autocaravana nos permite marcar nuestro propio rumbo. Éstas son algunas de las razones por las que, una vez hayas viajado en autocaravana, no querrás hacerlo de ninguna otra manera.

La autocaravana es un vehículo que permite disfrutar del viaje “con la casa a cuestas”, ya que el habitáculo del que está dotado nos permite partir totalmente equipados, de manera que nuestro recorrido sea lo más confortable y cómodo posible. Se trata de una “nueva” forma de viajar, en la que son innecesarias realizar reservas de hoteles o aviones con meses de antelación. Permite además improvisar nuestro propio itinerario. ¿Cuántas veces hemos quedado maravillados por un lugar del que nos hubiera gustado disfrutar unos días más? El viaje se ajusta a nosotros, y no al revés.

No importa el destino, pues la autocaravana nos permite hacer desde pequeños desplazamientos hasta largos trayectos, según el tiempo del que dispongamos. Cruzar el desierto del Sáhara, dormir a orillas del Danubio, recorrer la Capadocia, contemplar el sol de medianoche en Noruega o el amanecer desde la costa griega están a un simple cambio de marchas.

Económicamente hablando, es posible disfrutar de un mes entero viajando en autocaravana por el mismo precio que nos supondría una semana de viaje organizado entre hoteles y aviones. Además, este medio de transporte ofrece numerosas ventajas de las que no podríamos disfrutar de otra manera, como la posibilidad de agregarle un porta-bicicletas para realizar distintas actividades a lo largo de nuestra estancia, llevarnos nuestro equipo de ski o las tablas de surf, sin contar las facilidades que ofrece a la hora de viajar de manera cómoda para los más pequeños y nuestras mascotas.

Existen a lo largo y ancho del planeta infinidad de campings estratégicamente localizados rodeados de paraje natural de inigualable belleza, especialmente en los países del norte de Europa, donde la vegetación frondosa y los paisajes son sus principales atractivos. Sin embargo, no son obligatorios este tipo de alojamientos para poder estacionar una autocaravana, sino que podemos pasar la noche en cualquier área de servicio o parking en caso de que estemos en ruta. Además, viajar en autocaravana está al alcance de cualquiera que tenga el permiso de conducir B1, y se rige por las mismas normas que cualquier otro turismo.

Numerosas asociaciones se han ido formando en los últimos años ante el auge del caravaning, con el objetivo de fomentar el uso de caravanas y autocaravanas como forma de viaje. En pareja, acompañado de la familia o con los amigos, las autocaravanas están dotadas con plazas desde cuatro hasta seis o siete personas. Cada vez son más las empresas que organizan salidas en grupo para disfrutar del viaje acompañado de otros autocaravanistas.

Prepara las maletas, echa gasolina y coge el mapa. ¿Sabes ya dónde te gustaría ir en autocaravana?

 

Deja un comentario